Custodia Compartida

Los alimentos se entienden por aquella cantidad de dinero que los hijos dependientes económicamente reciben mensualmente de uno de los progenitores tras un procedimiento de divorcio.

Esta pensión no se cuantifica de manera general, sino que se hace caso por caso atendiendo a las circunstancias económicas de cada progenitor, además de los gastos fijos que tienen los hijos. Pese a ello, el Consejo General del Poder Judicial ha elaborado unas tablas orientadoras que, aunque no son vinculantes, pueden servir para hacerse una idea de la pensión que va a determinarse.

Generalmente, se acaba concediendo como pensión de alimentos lo equivalente al 30% de los ingresos del progenitor que va a abonar la pensión. Ahora bien, cuando no tenga los medios económicos suficientes para sufragar esta cuantía, el Juez que conozca del asunto le asignará lo conocido como mínimo vital: 150 euros mensuales.

Ha de tenerse en cuenta que lo que cubre la pensión de alimentos no es únicamente los gastos en alimentación de los hijos. Los progenitores tienen también el deber de cubrir gastos de educación, sanidad, vestimenta, vivienda e incluso suministros.

Es importante también resaltar que la pensión de alimentos no se concede única y exclusivamente a los hijos menores de edad. Lo que es relevante a efectos de fijar o no alimentos es la dependencia económica que tengan los hijos para con sus progenitores. Por ello, pueden tenerse hijos mayores de edad y seguir pagando la pensión de alimentos hasta que consigan ser independientes económicamente.

Por último, cabe señalar lo que sucede con la pensión de alimentos en los meses de vacaciones en los que los menores puedan estar en compañía del progenitor obligado a abonarla: la pensión deberá pagarse igual. Esto se debe a que la pensión se deriva de un cálculo total prorrateado en 12 mensualidades, por lo que para cubrir los gastos de los hijos deberá pagarse cada mes, aunque gocen de la compañía del progenitor no custodio.

Pero, una vez terminado el procedimiento de divorcio, ¿es definitiva la pensión de alimentos fijada?

La respuesta es no. En los procedimientos de familia no existe “cosa juzgada”, es decir, que lo que se conoció en un procedimiento judicial que terminó en sentencia firme no pueda volver a someterse a esta vía. Por ello se dice que en el derecho de familia no existe nada definitivo.

Para poder modificar la pensión de alimentos el Juez que conozca del procedimiento de modificación ha de considerar probada una alteración de alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Un cambio en la situación económica del progenitor que abona la pensión, demostrando que ha disminuido sus recursos en comparación a la fecha en que se dictó la sentencia de divorcio.
  2. Una mala situación económica que impide al progenitor que abona la pensión hacer frente al pago de forma regular. En estos casos, el Juez puede decretar una suspensión temporal del pago, que se levantará cuando las circunstancias mejoren.
  3. Un cambio en la situación económica del progenitor que abona la pensión, pero esta vez en positivo. En este supuesto, el progenitor custodio puede solicitar que se incremente la cuantía establecida como pensión de alimentos, justificándolo en el aumento de capacidad económica.
  4. Un cambio en la situación económica del progenitor custodio. En este supuesto, si el cambio fuera por un incremento de la capacidad económica, el progenitor que abona la pensión podría instar la modificación para que esta se viera reducida. Por el contrario, si la situación económica del progenitor custodio empeorara, podría este solicitar la modificación para que se incrementara la pensión.
Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies