Custodia Compartida

Casos en que procede

4.3.- Casos en que procede

a.El art. 39 de la ley 14,237, reformando el art. 226 del código establece: “El recurso de apelación sólo procede contra las sentencias definitivas, las interlocutorias que causen gravamen irreparable o decidan artículo y en los casos expresamente determinados por la ley”. “El recurso de apelación -añade- comprende el de nulidad”. La modificación substancial que se introduce con la reforma, es la de este segundo apartado, al considerar implícito el recurso de apelación el de nulidad.

b.El recurso procedente contra las sentencias definitivas, entendiéndose por tales las que ponen fin al litigio, ya sea en juicio ordinario o especial, con las limitaciones que en este segundo caso establece el código en los títulos respectivos. Para la admisión del recurso basta que el apelante se considere agraviado, sin que tenga que justificarlo, y de ahí la prohibición de fundar el recurso cuando se interpone.

c.Procede también el recurso contra las sentencias interlocutorias que deciden algún artículo. Serán apelables las resoluciones que recaigan en las excepciones, rebeldías, negligencias, levantamiento de embargo y todas aquellas que resuelvan una cuestión debatida entre partes. Bastará para la admisión del recurso que el recurrente se considere agraviado por la resolución.

d.Son apelables los autos que, aun cuando no resuelvan una incidencia, causen gravamen irreparable para la definitiva. No bastará que el apelante se considere agraviado, sino que exista realmente un agravio y que este sea irreparable, es decir, que no pueda repararse en la sentencia definitiva; pero esa calificación no puede hacerla el recurrente, desde que no le está permitido fundar el recurso, sino el juez, y, en caso de negarlo, puede interponerse el recurso de queja. Cuando hubiere duda sobre su procedencia debe de concederse el recurso.

e.Son inapelables las interlocutorias simples que no causen gravamen irreparable, de las cuales solamente podrá pedirse reposición. Existen otras resoluciones que son inapelables por disposición expresa de la ley, entre ellas, las que rechaza la recusación de los peritos; las de los jueces federales cuando el monto litigioso no excede de quinientos pesos; las de los jueces de paz letrados cuando el monto no exceda los doscientos pesos.

f.Puede suceder que el inferior acuerde el recurso cuando no proceda; en tal caso se pedirá al superior que declare mal concedido el recurso y así debe hacerlo, sin conocer del mismo.

g.La cuestión de saber si una resolución es o no apelable, tiene también importancia desde el punto de vista de su cumplimiento, porque, en tanto que la primera no puede ejecutarse sino después de consentida, la segunda, en cambio, puede cumplirse de inmediato, aunque no haya sido notificada. Por lo tanto:

1.Los decretos no son apelables en cuanto a que, respecto de ellos procede la revocación;
2.No son apelables los autos contra los que expresamente se determina que no procede recurso alguno;
3.No son apelables las sentencias pronunciadas en juicios que versen sobre la propiedad y demás derechos reales que tengan un valor hasta de sesenta mil pesos. Los demás negocios de jurisdicción contenciosa, común o concurrente, cuyo monto no exceda de veinte mil pesos;
4.No son apelables los autos y sentencias interlocutorias cuando la sentencia definitiva no sea apelable;
5.Las cantidades mencionadas se actualizarán en forma anualizada que deberá regir a partir del 1° de enero de cada año, de acuerdo al Indice Nacional de Precios al Consumidor que determine el Banco de México;
6.No son apelables las sentencias de segunda instancia;
7.No son apelables las sentencias que resuelvan una queja, dado que éstas causan ejecutoria por ministerio de ley;
8.No son apelables las sentencias que dirimen o resuelvan una competencia;
9.No son apelables las resoluciones que se declaren irrevocables, por prevención expresa de la ley;
10.No son apelables las resoluciones respecto de las que la ley dispone que no haya más recurso que el de responsabilidad;
11.No son apelables las sentencias consentidas expresamente por las partes o por sus mandatarios con poder o cláusula especial;
12.No son apelables las sentencias y los autos respecto de los cuales ya transcurrió el término para interponer recurso de apelación;
13.No son apelables las sentencias de que se interpuso recurso, pero no se continuó en forma y término legales o se desistió de él la parte o su mandatario con poder o cláusula especial;
14.No son apelables las sentencias que son impugnables en apelación extraordinaria, que es un recurso diferente;
15.Respecto de la no apelación de sentencias según su cuantía y materia, señalamos que en la parte final del citado dispositivo se exceptúan los interdictos, los asuntos de competencia de los jueces de lo familiar, los reservados a los jueces del arrendamiento inmobiliario y de lo concursal;
16.No son apelables los autos contra los que procede el recurso de revocación;
17.No son apelables los autos contra los que procede el recurso de reposición;
18.No son apelables los autos contra los que procede el recurso de queja;
19.No son apelables los autos contra los que procede el recurso de responsabilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies