Custodia Compartida

VÍA JUDICIAL

 Cuando la pareja ha decidido terminar la relación o divorciarse, ¿qué hacemos?

Una vez la pareja ha decidido terminar la relación, la primera decisión a tomar responde a si están o no de acuerdo en lo que se tendrá que pactar. Obviamente cada matrimonio es diferente y algunos llegan a la separación y divorcio con un talante sereno y conciliador, mientras que otros se preparan para la batalla.

Otro factor determinante es si hay hijos o no y si los progenitores están unidos en cuanto a su visión de temas como la aplicación de la patria potestad y la determinación de la guarda y custodia.

Es importante tener en cuenta también las circunstancias concretas que pueden facilitar o complicar los acuerdos entre las partes, por ejemplo, las propiedades a repartir y si existe un acuerdo pre-matrimonial que regule los términos de la posible separación.

En el caso de que no haya dispuesta, es decir, que los cónyuges o progenitores estén de acuerdo en la patria potestad, la guarda y custodia y todos los términos a pactar, el procedimiento judicial a seguir será el de mutuo acuerdo. Este procedimiento puede resultar rápido, sencillo y económico. Basta con la presentación de la demanda y del convenio regulador para su posterior ratificación por los firmantes en el Juzgado del último domicilio familiar. Este procedimiento supone un abaratamiento de costes al permitir que ambos cónyuges actúen representados por un mismo procurador y defendidos por un único abogado.

No obstante, si no existiera acuerdo entre los cónyuges, el procedimiento a seguir sería el procedimiento contencioso.

En el procedimiento contencioso la demanda será presentada por uno sólo de los cónyuges, en la que se adjuntará una propuesta de convenio regulador, indicando en la misma las medidas que deban adoptarse respecto de la guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas, las pensiones alimenticia y compensatoria y el uso de la vivienda familiar, a fin de que sean establecidas por el Juez en la sentencia que decrete el divorcio, separación o extinción de la pareja.

Este procedimiento es más largo y costoso y se seguirá según los trámites del procedimiento verbal, aunque con especialidades. Una vez presentada la demanda, y contestada la misma por el otro cónyuge, el Juez citará a las partes a una vista, a la que deben comparecer ambas con sus abogados y procuradores. Si existieren hijos menores será parte también el Ministerio Fiscal.

Una vez celebrada la vista, el Juez dictará sentencia por la que se decrete el divorcio de los cónyuges y se establezcan las medidas que regirán a partir de ese momento las relaciones de los cónyuges y, las de éstos, con sus hijos; y mandará que la misma se inscriba en el Registro Civil. Puede solicitarse también su inscripción en el Registro de la Propiedad o en el Mercantil, si alguno de los cónyuges es empresario.

Tanto en uno como en otro procedimiento, el fin es obtener unas medidas que regulen tanto las relaciones personales como económicas de cada caso.

 

¿Qué son las medidas provisionales previas a la demanda de divorcio o separación?

Las medidas previas a la demanda de divorcio son una serie de medidas que prevé la ley adoptadas por el Juez de Primera Instancia del domicilio de los cónyuges a petición del cónyuge que se proponga presentar una demanda de separación, nulidad o divorcio y aún no la haya presentado.

No es obligatorio solicitar la adopción de unas medidas previas, puesto que si no se solicitan antes de interponer la demanda de divorcio, nulidad o separación, el Juez las adoptará una vez que se haya interpuesto esta demanda.

Las medidas provisionales previas a la demanda lo que hacen es regular la situación con respecto a los hijos del matrimonio, la pensión de alimentos, el qué sucederá con la vivienda familiar. Únicamente pueden tratar de estos tres temas. La posibilidad de obtener una pensión compensatoria, por ejemplo, debe ser tratada en la posterior demanda de divorcio que obligatoriamente se deberá interponer.

Las medidas previas que se hubieran tomado sólo subsistirán si dentro de los treinta días siguientes a contar desde el auto, se presenta la demanda de divorcio ante el Juez o tribunal competente.

Si pasan estos treinta días y la demanda no se ha presentado, estas medidas dejan de tener efecto.

 

¿Cuál es el proceso que se sigue para solicitar unas medidas previas?

Una vez que el cónyuge ha presentado la solicitud de adopción de medidas previas, el Juez cita a los cónyuges, a los hijos (si los hay) y al Ministerio Fiscal a una comparecencia dentro de los 10 días siguientes.

En la comparecencia, las partes intentan llegar a un acuerdo sobre las medidas que se vayan a adoptar y, si no logran alcanzar un acuerdo, será el Juez quien decida. En esta comparecencia se practican también las pruebas necesarias para acreditar los hechos que aleguen las partes para fundamentar sus peticiones sobre medidas de carácter patrimonial.

Si alguna de las pruebas no puede practicarse, el Juez señala una fecha para que se lleven a cabo.

Cuando el Juez ha oído a las partes y se han practicado las pruebas, dentro de los tres días siguientes dicta un auto, contra el que no cabe recurso.

 

¿Qué son las medidas provisionales simultáneas a la demanda de divorcio o separación?

Una vez presentada la demanda de divorcio, nulidad o separación, se producen de forma automática una serie de efectos:

  1. Los cónyuges pueden vivir separados. Ya no se presume que los cónyuges viven juntos ni que el marido sea el padre de los hijos que tenga la mujer.
  2. Quedan revocados los consentimientos y poderes que cualquiera de los cónyuges hubiera otorgado al otro. Pej: autorización de la mujer al marido para que éste le gestione la herencia que ha recibido de su padre.
  3. Salvo que los cónyuges establezcan otra cosa, cesa la posibilidad de vincular por uno los bienes del otro en ejercicio de la potestad doméstica.

Pero aparte de estos efectos automáticos, se puede solicitar al Juez que adopte una serie de medidas que afectan a los bienes de los esposos, a los hijos, a las pensiones, vivienda familiar, etc, mientras no dicte una sentencia definitiva.

 

¿Qué son las medidas definitivas en la sentencia de divorcio, separación o nulidad?

Son las medidas que se adoptan en la sentencia de divorcio, separación o nulidad y van a ser efectivas desde que se dicta la sentencia. Las medidas adoptadas con la admisión de la demanda de divorcio, separación o nulidad o las que se hubieran adoptado antes de la interposición de la demanda serán modificadas o bien se ratificarán en la sentencia. Se van a referir a lo que se dispone para las medidas provisionales (hijos, cargas del matrimonio, uso de la vivienda familiar…).

Estas medidas versarán sobre:

Determinar, en interés de los hijos, con cuál de los cónyuges se van a quedar, así como la forma en que el cónyuge que no se quede con la guarda y custodia de los hijos podrá cumplir el deber de velar por éstos y el tiempo, modo y lugar en que podrá comunicar con ellos y tenerlos en su compañía.

De manera excepcional, es posible que los hijos sean encomendados a parientes, abuelos u otras personas que estén de acuerdo con ello. Para los casos en los que se presume un riesgo de sustracción del menor por uno de los cónyuges o terceras personas, es posible adoptar las siguientes medidas:

  1. Prohibición de salida del territorio nacional, salvo autorización judicial previa.
  2. Prohibición de expedición del pasaporte al menor o retirada del mismo si ya se hubiere expedido.
  3. Sometimiento a autorización judicial previa de cualquier cambio de domicilio del menor.
  4. Determinar, teniendo en cuenta el interés familiar más necesitado de protección, cuál de los cónyuges ha de continuar en el uso de la vivienda familiar y asimismo, previo inventario, los bienes y objetos que continúan en ésta y los que se va a llevar cada cónyuge, así como también las medidas cautelares convenientes para garantizar que cada uno se lleva lo que el Juez ha dispuesto.
  5. Fijar la contribución de cada cónyuge a las cargas del matrimonio, incluidas, si procede, las litis expensas, establecer las bases para la actualización de cantidades y disponer las garantías, depósitos, retenciones u otras medidas cautelares convenientes, a fin de asegurar la efectividad de lo que por estos conceptos un cónyuge haya de abonar al otro. Se considerará contribución a dichas cargas el trabajo que uno de los cónyuges dedicará a la atención de los hijos comunes sujetos a patria potestad.
  6. Señalar, atendidas las circunstancias, los bienes gananciales o comunes que, previo inventario, se hayan de entregar a uno u otro cónyuge y las reglas que deban observar en la administración y disposición de los bienes, así como en la obligatoria rendición de cuentas sobre los bienes comunes o parte de ellos que reciban y los que adquieran en lo sucesivo.
  7. Determinar, en su caso, el régimen de administración y disposición de aquellos bienes privativos que por capitulaciones o escritura pública estuvieran especialmente afectados a las cargas del matrimonio.

En definitiva, la sentencia de divorcio, separación o nulidad debe regular todas las medidas extintivas del matrimonio o de la pareja.

No obstante, estas medidas no son definitivas en sentido estricto ya que pueden ser modificadas si se cumplen ciertos requisitos.

Contacta con nosotras:

Muntaner, 391. 1º 3ª
08021 Barcelona
Tel. 934 154 049
M. 619 711 741
elvirarodriguezsaenz@icab.es

Síguenos en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies