Custodia Compartida

La semana pasada se hizo viral la decisión de un Juez de Barcelona, en concreto, el Juez titular del Juzgado de Primera Instancia núm. 41 de Barcelona, de autorizar a una mujer una fecundación in vitro con el esperma de su esposo fallecido que dejó congelado poco antes de fallecer.

El deseo de esta mujer de ser madre con el semen de su pareja fallecida puede quedar truncado ya que la Fiscalía ha recurrido la decisión del Juzgador.

Ahora todo depende de la sentencia de la Audiencia de Barcelona respecto al recurso presentado por la Fiscalía, aunque esto ralentizará muchísimo el proceso ya que el tiempo corre en contra de la mujer, que actualmente tiene 37 años y podría rozar los 40 cuando el tribunal resuelva.

Pongamos un poco en antecedentes:

A principios de 2014, el marido de la afectada se sometió a un tratamiento para su enfermedad que podía provocarle esterilidad. Por eso, decidió congelar su esperma y así poder tener más adelante un hijo con reproducción asistida con su pareja, tal y como él consintió. Unos meses después, el hombre empeoró y justo el día antes de morir la pareja se casó en el hospital.

Seis meses después de su fallecimiento y con el consentimiento de la familia de su marido, la mujer inició el tratamiento en una clínica especializada para quedarse embarazada, aunque fracasó las tres veces que lo intentó. Para hacerlo una cuarta necesitaba consentimiento judicial ya que había expirado el plazo permitido en una fecundación postmortem y la Clínica le solicitaba dicha autorización judicial.

¿Qué dice la normativa sobre ello?

La ley estatal que regula la reproducción asistida indica que sólo se puede usar el material genético del difunto en los 12 meses siguientes a su fallecimiento, mientras que la normativa catalana únicamente marca como inicio del proceso los 270 días posteriores a la defunción, sin límite para concebir. Ninguna legislación especifica un plazo determinado para concluir esta fecundación, aunque mientras la interpretación de la española establece en un año el proceso para hacerlo, la catalana no hace referencia explícita a los límites para realizar el tratamiento.
El proceso se inició dentro de los límites que marca la legislación. Si se empieza dentro del plazo, lo que corresponde es dejar que el proceso continúe si no hay causas médicas que lo impidan.

El juzgado estimó esta demanda y consideró que la mujer podía seguir con el proceso para quedarse embarazada, ya que no existen legislativamente límites temporales una vez iniciada la fecundación dentro del plazo establecido. Sin embargo, la Fiscalía presentó un recurso contra la sentencia que ha paralizado su ejecución y ha ralentizado en los tribunales el deseo de la mujer de ser madre.

¿Cuáles son los argumentos de la Fiscalía?

La Fiscalía dice que el permiso del marido era válido y correcto, pero plantea que si estuviera vivo ahora la relación no sería la misma, vienen a insinuar que si estuviera vivo podría haberse divorciado o no quisiera tener hijos.

El Ministerio Público, en su recurso, hacen una serie de elucubraciones que no son jurídicas, sino simplemente posibles futuribles de los que no existe ningún indicio que pudieran haberse producido de no haber fallecido el marido.

Se casaron justo antes del fallecimiento del marido, qué indicio hay para justificar un posible divorcio.

Como heredera universal que es la mujer, tiene derecho a decidir qué hacer con este material genético de su marido.

Enlace de la participación de la Letrada Elvira Rodríguez Sáenz en los informativos Telecinco:

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies