Custodia Compartida

En primer lugar, habrá que ver la foto que queremos subir, o que hemos subido, para comprobar que no implica ningún menoscabo en la honra o reputación del menor, ni es contraria a sus intereses, pues en caso de que así fuera se consideraría una intromisión ilegítima en el derecho al honor, intimidad personal e imagen del mismo –aún mediando el consentimiento de sus progenitores-.

Considerándose la representación fotográfica como un dato personal, en el caso de menores e incapaces cuyas condiciones de madurez no lo permitan dar su propio consentimiento, el consentimiento habrá de ser otorgado por su representante legal. La representación legal de los hijos menores de edad la ostentan ambos progenitores al ostentar la titularidad de la patria potestad.

Tanto la legislación catalana como la estatal nos dice que “la patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro, siendo válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o las situaciones de urgente necesidad, y, en caso de desacuerdo, cualquiera de los dos podrá acudir al Juez, quién, después de oír a ambos y al hijo si tuviera suficiente juicio y, en todo caso, si fuera mayor de doce años, atribuirá sin ulterior recurso la facultad de decidir al padre o a la madre”.

Y la pregunta es, si uno de los progenitores no está conforme, ¿qué debemos hacer?, ¿estamos ante una discrepancia en el ejercicio de la patria potestad y hemos de acudir a la vía de la Jurisdicción Voluntaria?

Ante un caso de padres separados en que ambos progenitores conservan la patria potestad, si no hay consentimiento del otro progenitor para la publicación de las fotografías en las redes sociales, habrá que acudir a la vía judicial.

Podemos encontrar jurisprudencia reciente que establece que el progenitor que quiera publicar una foto de su hijo menor en sus redes sociales, cuando el otro progenitor se opone a ello, tiene la opción de buscar un abogado para que se encargue de tramitar dicha autorización judicial, o si lo prefiere puede ir directamente al Juzgado, solicitar un impreso para formular su solicitud y exponer claramente la situación y lo que pide al Juez. Una vez admitida su solicitud a trámite, va a ser citado a una comparecencia, que se celebrará ante el Juez, junto al Ministerio Fiscal, al otro progenitor, a la menor si tiene suficiente juicio –y en todo caso, si fuere mayor de 12 años-.

En el caso de que el otro progenitor se opusiera, es muy probable que entonces tenga que buscar de manera obligada un abogado, y la comparecencia a la que va a tener que asistir se desarrollará por los trámites del Juicio Verbal. Una vez que el Juez los oiga a todos, e incluso practique las diligencias que entienda oportunas, y las partes emitan sus conclusiones, el Juez va a dictar un Auto, que podrá ser recurrido en apelación.

Actualmente, dado que el uso de las tecnologías ha invadido nuestras vidas, entendemos que forma parte del uso social que un progenitor pueda publicar una foto de su hijo menor, eso sí, habrá siempre de respetar ciertos límites para que no pueda considerarse una intromisión ilegítima ya que dicha publicación no atenta al derecho a la imagen del menor cuando la fotografía de los menores en las redes sociales sólo va destinada a familiares y amistades más cercanas, por lo que parece que será admisible, si el entorno es el más cercano y próximo y siempre que se restrinja la privacidad en redes sociales, y se ajuste la privacidad de las mismas.

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies