Custodia Compartida

Sí, nuestro ordenamiento jurídico penal contempla el delito de impago de pensiones.

Señala el Código Penal en el Artículo 227.1 que “el que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos, será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a 24 meses”

 

Adicionalmente, los Juzgados vienen exigiendo, para que se pueda considerar un delito de impago de pensiones, que se acredite que el obligado a pagarla tenía medios suficientes para el pago. Es decir, se castiga con pena a quien, pudiendo pagar las pensiones, no lo hace. Y se intenta absolver a quien no puede pagarlas porque no tiene medios suficientes.

Para demostrarlo, los Juzgados investigan sobre la solvencia económica, ingresos y bienes del obligado. Si resulta que carecía de ingresos y medios suficientes, aunque no haya pagado la pensión, puede salir absuelto.

Por lo tanto, se exige el elemento subjetivo de la no intención de cumplir por el obligado: conocimiento de la obligación de pagar y la voluntariedad de incumplir la misma, la cual no se da casos de imposibilidad objetiva de afrontar la prestación debida.

 

¿Cómo se debe actuar si no me están abonando la pensión?

 

Desde el punto de vista de la persona que debe recibir esas pensiones, aconsejamos agotar primero la vía civil interponiendo una demanda de ejecución en el Juzgado de familia ya que el proceso es mucho más rápido y, si el deudor tiene bienes o nómina, se procederá al embargo en poco tiempo. Además se condenará al deudor a pagar las costas judiciales del proceso y, si tiene nómina, el embargo mensual de la pensión para garantizar su cobro puntual cada mes.

Solo si sabemos que el deudor carece de bienes o ingresos a su nombre, aconsejamos acudir, directamente a la vía penal, e interponer una denuncia por impago de pensiones. Esa denuncia acabará con un proceso penal, al cabo de 1 o 2 años, donde el acusado puede ser condenado si no demuestra que no tenía ingresos para el pago. Esta vía es mas lenta, pero, a veces, es la única salida que tenemos contra el deudor.

Para esta vía penal, basta con presentar una denuncia en la Policía o Juzgado de guardia, aportando la Sentencia judicial donde se refleje la obligación de pago de las pensiones.

Si no se presenta esa denuncia penal, no se abrirá expediente judicial de oficio, salvo que actúe el Ministerio Fiscal.

 

¿Y si el obligado al pago soy yo y no puedo abonar la pensión?

 

Es clave que, si nos encontramos en una situación en la que hemos visto disminuidos nuestros ingresos de manera importante, por causa ajenas a nuestra voluntad ( nacimiento de nuevo hijo, pérdida de empleo, reducción de nómina,…), iniciemos, sin demora, la modificación judicial de la sentencia de divorcio, separación o medidas sobre hijos, para que la pensión se reduzca o quede sin efecto.

No se consideran que son causas justificativas aquello gastos que, con posterioridad a la sentencia, nos hemos creado nosotros mismos: una nueva hipoteca, nuevos prestamos, compra de coche, etc.

 

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies