Custodia Compartida

Hoy retomamos nuestro blog semanal y aprovechamos que empieza el nuevo curso para hablar de la figura del coordinador parental y su necesidad.

Tal y como comunicaron públicamente ayer, desde La Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA, dicha figura es una de las herramientas para desbloquear (La tasa de congestión de 2017 ha aumentado un 2,8% respecto a 2016 ) los juzgados especializados en familia y de instancia, que se ha producido desde la entrada en vigor en 2015 de la Ley de la Jurisdicción Voluntaria (LJV).

Dicho colapso se ha producido, sobre todo, en los aspectos relativos al ejercicio de la potestad parental conjunta, debido a que cada vez es más habitual que se produzcan desavenencias por la elección del centro educativo, en la toma de decisiones que implican un gasto como actividades extraescolares de los hijos o por asuntos donde subyace el componente ideológico o religioso con las comuniones como principal problema, así como decisiones que impliquen un cambio de residencia de los hijos para trasladarles de localidad e incluso de país.

A tal efecto, la Cátedra de Bienestar Social, Comunicación, Educación y Empleo de la Universidad a Distancia de Madrid y Fundación Española de Estudios Sociales y Sanitarios en colaboración con instituciones públicas y privadas, sensibles a la problemática de los conflictos entre padres sobre las consecuencias en hijos menores de edad, ha convocado este año un curso “ on line” de Experto en Coordinación Parental ( del que tengo el honor de participar como formadora), con el objeto de dar respuesta a la sociedad y a los juzgados, para que puedan contar con profesionales altamente cualificados. Todo ello, al amparo legal en la Ley Orgánica 1/1996 de protección jurídica del menor (estatal), reflejado en el artículo 236-3 del Código Civil de Cataluña, donde se recoge que la autoridad judicial puede disponer la designación de un profesional que intervenga en casos conflictivos con el fin de evitar perjuicios a los hijos menores que se encuentren inmersos en disputas, tensiones, conflicto de lealtades e intransigencias derivadas de la ruptura de sus progenitores

La labor principal de dichos profesionales consiste en ofrecer apoyo, acompañar y asistir, en la ejecución de la sentencia o procedimiento de jurisdicción, a los progenitores con el fin de ayudarlos a implementar su plan de parentalidad, resolver diferencias y orientarlos en relación con las necesidades de sus hijos. Así pues, el coordinador podrá tomar decisiones que modifiquen temporalmente cuestiones de la vida cotidiana que no afecten la sentencia. El Coordinador tiene una función de protección de los hijos, asistiendo a los padres en conflicto permanente y a fin de minimizar, o, en la medida de lo posible, conseguir que desaparezcan las disputas procediendo al estudio de la situación para conocer si realmente el que debe cumplir está poniendo todos los medios a su alcance.

 

Os animo a visitar nuestro blog sobre dicha figura de nueva creación que ayuda a los padres separados con hijos a la gestión de conflictos.

 

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies