Custodia Compartida

La semana pasada repasábamos qué es la custodia compartida y cuatro mitos y leyendas de la misma.

Hoy, ampliamos estos mitos:

5º “La mayoría de los casos de custodia se resuelven fuera del tribunal”

Mucha gente se asusta ante los altos gastos de un divorcio y están dispuestos a firmar lo que sea, pero a bajo coste y de forma rápida. Creen que así las cosas funcionarán mejor.

¿Cuántos casos de modificaciones de medidas vienen de esta inicial idea?

Se calcula que el 60% de los costes de juicios en divorcios se producen en procedimientos de modificaciones de medidas mal resueltas desde el divorcio primario, consensuado o no.

Los abogados especializados en Derecho de Familia sabemos y entendemos que es un mal momento personal para los clientes; es nuestro trabajo velar por los intereses de nuestros clientes así como el interés prioritario de los menores, a quiénes les van a afectar las decisiones que se tomen.

6º “La custodia compartida ya está en la Ley del Divorcio de 2005”

Aquí hay que diferenciar la potestad parental y la guarda y custodia de los menores.

Por ley, la patria potestad siempre es compartida y por ello, siempre ambos progenitores tienen el derecho a participar en todas las decisiones importantes sobre la vida de sus hijos relativas a la educación y salud, y que ningún progenitor tiene más poder de decisión que el otro.

La guarda y custodia se podría definir como el hecho de tener físicamente la compañía del menor, cuidarle, atenderle, ser responsable de lo que le ocurra y de sus actos.

7º “La custodia compartida sólo funciona cuando los padres se llevan bien”

La fuente principal de conflicto entre los progenitores que se están separando o divorciando suele ser el desequilibrio en la responsabilidad parental que se ha producido en constante convivencia o que se produce durante el proceso de divorcio.

Es común que exista un cierto nivel de conflicto, pero éste debe ser el típico conflicto puntual que surge en los momentos de divorcio. Uno se quiere divorciar y el otro no, uno quiere la casa y el otro también; uno quiere mucho dinero de manutención por compensación y el otro no quiere pagar tanto, etc.

Estos son conflictos que no deben influir en la premisa de la custodia compartida porque ésta es lo mejor para los menores, y así sacamos de la ecuación del conflicto la lucha por los mismos.

Los menores serán mas felices si ven a sus dos progenitores muy a menudo y no tendrán la sensación de pérdida, teniendo así la oportunidad de ser cuidados por los dos de forma equilibrada. Logramos así que ambos progenitores lleven sus problemas a los abogados, al margen de la vida familiar de los menores.

8º “La custodia compartida preferente no garantiza el “interés superior del niño” y lo cambia para “el mejor interés del padre””

En la mayoría de los casos, el “interés superior del niño” y el “mejor interés de los progenitores” son, en realidad, lo mismo, y no dos ideas contrapuestas.

Desde hace años la psicología evolutiva afirma una cosa segura: a progenitores felices, niños felices.

Tribunales de algunos países ya se han definido diciendo que no podemos garantizar con nuestras decisiones de custodia el mejor interés de menor, si antes no tenemos en cuenta el superior interés de ambos progenitores, que son al fin y al cabo, de los que van a depender los niños, el resto de sus vidas.

9º “Es más importante la calidad que la cantidad de tiempo que se pasa con los menores”

La verdad es que en una relación materno o paterno-filial, uno no puede tener calidad si no tiene cantidad de tiempo para estar con su hijo.

El progenitor relegado a ratos por una o dos tardes a la semana y fines de semana alternos,  demasiado a menudo se convierte en el progenitor “divertido” o porque no tiene tiempo suficiente para participar en la rutina diaria de criar a su hijo.

El tiempo de calidad incluye dejar y recogerlo de la escuela, ayudarlo con los deberes, asearlo, comer o cenar con él, acostarlo por la noche en la cama y leerle un cuento.

Son estas actividades las que le permiten al menor desarrollar una mayor confianza y seguridad con sus padres.

 

En definitiva, creemos que la custodia compartida tiene muchos más factores favorables para propiciar una mejor salud y más felicidad y seguridad a los menores que cualquier otra medida. Aunque siempre hay que estar al caso concreto.

 

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies