Custodia Compartida

Debe estarse a lo que los padres dispongan en el testamento y, en todo caso, respetándose las legítimas correspondientes.

La legítima es aquella parte de la que no puede disponer el causante por haberla reservado la ley a los llamados herederos forzosos. Son herederos forzosos los descendientes. Si alguno de ellos muriera antes que el testador, es desheredado,  declarado  indigno o  ausente, su parte de legítima correspondería a sus descendientes. En Cataluña, la legítima corresponde a un cuarto de todo el caudal relicto y en España son dos tercios de la misma.

Si en el testamento aparecen todos los hermanos como herederos universales de los padres, todos los hermanos serán copropietarios a partes iguales de la vivienda tras su fallecimiento.

En el supuesto de que los padres fallecieran y el hermano/a permaneciera en el piso, se podría iniciar un procedimiento de desahucio por precario del coheredero/copropietario, al estar disfrutando de una vivienda que pertenecería por mitades indivisas a causa de herencia, sin pagar ninguna renta y sin ningún tipo de título arrendaticio.

Si los padres decidieran legar la vivienda a un hijo concreto, mientras se respetasen las legítimas correspondientes de los herederos forzosos, la vivienda sería del beneficiado por el legado.

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies