Custodia Compartida

Escoger abogado/a no es una tarea fácil, hay muchos factores que determinan la elección final, entre ellos, la confianza que transmite la profesional, “sensaciones” varias indeterminadas, la opinión de otras personas que han trabajado ya con ella, etc. En definitiva, factores muy personales.

Pero hay un factor objetivo que se encuentra dentro de una lógica que hay que tener presente:  escoger una abogada especializada, en nuestro caso, en derecho de familia o una abogada generalista.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de un/a abogado/a generalista?

Un/a abogado/a generalista es aquel jurista que se dedica a todas las ramas del derecho. Esto es, tanto puede llevar un accidente de tráfico, como un asunto laboral o, incluso, un divorcio. Por el contrario, uno/a especialista es aquel abogado/a que sólo llevará temas de una concreta rama de derecho. En nuestro caso, sólo nos dedicamos a llevar asuntos de familia y sucesiones.

Hay opiniones de todos los gustos sobre este dilema: algunos opinan que es más recomendable escoger un abogado especialista, y otros prefieren un solo abogado/a que les lleve todos los asuntos legales.

El argumento a favor del abogado generalista, es que habrá visto diferentes tipos de procedimientos, y podrá introducir estrategias de otro tipo de procedimientos, además de ser una opción cómoda para el cliente, con un único profesional podrá gestionar todos los problemas jurídicos que tenga.

Por otro lado, el abogado especialista y, en nuestro caso, especialista en derecho de familia, habrá tenido toda su carrera profesional contacto con casos  como el que le plantearás, conocerá las tendencias de los jueces que llevan esas materias ya que habitualmente le tocara con esos mismos, y ello contribuirá a asesorarte y por ejemplo, decirte que un juez es pro custodia compartida o pro custodia exclusiva, y a partir de ahí hacer definir una estrategia de negociación con el compañero contrario.

Para hacernos una idea sobre la diferente cantidad de información que tiene que manejar una abogada generalista y una abogada especialista, existen diferentes tipologías de materias generales en derecho, estas son: laboral, mercantil, penal, civil, administrativo y financiero. Dentro de estas categorías generales hay especialidades: accidente de tráfico, reclamaciones de deuda, familia, compliance, protección de datos, inmobiliario, sanitario, cláusulas suelo y gastos hipotecarios, etc.

Cada categoría general tiene sus peculiaridades, y es muy complicado conocerlas todas en profundidad, incluso los abogados generalistas suelen centrarse en 2 o 3 materias generales.

Pero cada vez es más habitual la especialización, que conlleva saber mucho sobre una materia general y mucho sobre un tema concreto dentro de la materia general. Una abogada especialista en divorcios tendrá conocimientos amplios de derecho civil, como rama general, y de dentro del derecho civil, en concreto la materia de derecho de familia.

La abogada especialista en derecho de familia, tiene un interés absoluto en esa materia, descartando llevar otro tipo de casos. Como razonamiento lógico, no escogerá una materia que no le gusta, no le motiva, no le apasiona, para trabajarla el resto de su vida.

 

¿Qué es el Derecho de Familia?

Por Derecho de Familia se entiende el conjunto de normas jurídicas que, integrantes del Derecho civil, regulan la familia, entendida ésta como institución natural y social, en todos sus aspectos de Derecho Privado.

El Derecho de familia regula fundamentalmente tres aspectos: el matrimonio (comprende las normas jurídicas relativas tanto a su celebración, como a sus efectos personales y económicos, incluidos los regímenes económicos matrimoniales, y las distintas situaciones de crisis como son la nulidad, la separación y el matrimonio); la filiación (incluye tanto la filiación matrimonial como la extramatrimonial y la adoptiva, y en último lugar la patria potestad) y la tutela (comprende el conjunto de normas jurídicas referentes a la guarda y protección de menores o incapacitados no sujetos a la patria potestad).

El Derecho de Familia es tan íntimo y especial que la dedicación que deben tener los/as abogados/as que lo ejercemos nada tiene que ver con la de los especialistas que ejercen en otras disciplinas jurídicas. Pero es que, al otro lado, los jueces que actúan en los Juzgados de Familia no solo deben ser expertos, sino también conscientes de que es sin duda una jurisdicción especial, en la que se les debiera exigir una dedicación y sensibilidad diferentes. Solo de esta manera algo tan delicado como la vida de las personas puede tratarse con auténtico acierto y justicia.

En el despacho gestionamos el proceso de familia como un acompañamiento en todos los aspectos que conlleva, tanto jurídicos ( mediación entre las partes, negociación con el compañero de la otra parte o judicial)  como emocionales ( a través de profesionales de reconocido prestigio según se trata de una cuestión que afecta principalmente a los menores, a la pareja o a uno de los miembros de la misma). Nuestro principal objetivo es ayudar a la familia a reubicarse en su nueva realidad, no sólo jurídica, si no también emocional, social y económica buscando, siempre, el interés de la familia por encima de cualquier otro y ajustando nuestro presupuesto a la dificultad y tiempo de dedicación real del asunto. Valoramos por encima de todo las necesidades de nuestros clientes quien merecen todo nuestro apoyo y profesionalidad para que la gestión de su tema sea la mejor solución para ellos y, especialmente, para los menores o incapaces si los hubiera.

Si te ha gustado, comparte, gracias:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies